dissabte, 6 d’agost de 2016

Caure del cavall... callar o afrontar?

"Aixeca't, entra a la ciutat, i allà et diran el que has de fer."
 
"Saule, respirant encara amenaces i mort contra els deixebles del Senyor, anà a trobar el gran sacerdot i li demanà cartes adreçades a les sinagogues de Damasc per endur-se'n presos a Jerusalem els qui trobés adherits al Camí del Senyor, tant homes com dones.
Quan Saule arribava prop de Damasc, de sobte l'envoltà una llum fulgurant que venia del cel. Va caure a terra i sentí una veu que li deia: --Saule, Saule, per què em persegueixes?
Ell preguntà: --Qui ets, Senyor? Li respongué: --Jo sóc Jesús, el qui tu persegueixes. Aixeca't, entra a la ciutat, i allà et diran el que has de fer."


Aquestes últimes setmanes acaba de ser publicat en la seva versió italiana el llibre "La prima pietra (La primera piedra)" de Krzysztof Charamsa. Segons algunes de les notícies publicades, torna a atacar l'"homofobia patológica" y la "misoginia" de l'Eglésia. Però, què hi ha de veritat?

Recordar que Krzysztof és aquell mossèn polonès que va ser expulsat de l'exercici sacerdotal i de la seva tasca al Vaticà en haver-se declarat gai i en presentar públicament la seva parella la vigília de la inauguració del Sínode de la Família d'octubre de 2015. Les seves paraules en aquell moment van ser "Voldria dir al Sínode que l'amor homosexual és un amor familiar".

Charamsa portava 17 dels seus 43 anys de vida residint a Roma, on havia començat el 2003 la seva tasca com oficial de la Congregació per a la Doctrina de la Fe, encarregada de defensar  la doctrina de l'Església, on va coincidir amb l'antic cardenal Ratzinger. També era secretari de la Comissió Teològica Internacional del Vaticà i professor de Teologia a la Universitat Pontificia Gregoriana i a la Universidad Pontificia Regina Apostolorum de Roma.

He de dir que tot i no haver llegit encara el llibre, vaig poder conèixer l'autor el novembre passat en una sessió de les tertúlies "Té i simpatia" organitzades per la Fundació Enllaç de Barcelona, entitat de serveis a les persones, sita a prop del meu lloc de treball i missió.

I aprofitant les meves notes d'aquell dia, vull aprofundir en algunes de les idees que van sortir en aquella sessió que es va allargar més de 2 hores, quan la previsió era d'una hora tan sols. Entenc que aquestes tenen el valor de la sinceritat, fruit de l'espai acollidor on ens trobàvem, i de la frescor (potser ingenuïtat, també) del primer més d'haver caigut del cavall (cfr. Ac 9, 1-19).


Infancia i juventud Yo vengo de Polonia, de la Polonia de los años 60-70, con una fuerte influencia social y de la Iglesia. De niño y joven me costó saber quien era, como era, algo más que un adolescente cualquier. Llegué a odiarme por lo que intuía que era y tenía una baja autoestima, una parte de mí vivía escondido y todo ello no me permitía descubrirme a mi mismo. 
En aquella época se daba en mi país una lucha entre el Estado y la Iglesia. Situación bien diferente a la alianza que ustedes vivieron de forma generalizada aquí en España, lo que se dio por llamar nacional catolicismo, creo, verdad? Allí la Iglesia estaba fuertemente situada contra el comunismo, sus ideas y sus propuestas, en todo. Buen, en casi todo. Había una cosa en la que ambas instituciones coincidían: y esta era el odio y la persecución de la homosexualidad. Es cierto que no recuerdo ninguna homilía directa y pública contra la homosexualidad, pero este sistema dual Estado-Iglesia consiguió transmitirme que aquello que me pasaba era sucio y estaba mal. Y aquella idea era impuesta y promovida por la iglesia católica. Llegué a odiarme por ello. 
Por otro lado, ambas instituciones se controlaban, se vigilaban y pretendían mantener sus cuotas de poder usando la información. Si se sabía de un obispo o de un ministro con ciertas tendencias, que iba con jóvenes... no se dudaba en usar dicha información para frenar las acciones que no interesaban...
Mi época en la Congregación de la Doctrina de la Fe Pasé allí 13 años como oficial, a partir de 2003. Para mí, como sacerdote joven y teólogo acabado de recibir, era todo un sueño cumplido. En aquellos momentos era fan del cardenal Ratzinger, con el que coincidí un par de años, antes de ser Benedicto XVI. Pero con el tiempo, fui descubriendo que era un homófobo exasperado. 
En los inicios pensaba que con mi acción desde la Congregación estaba haciendo el bien, pero fui descubrendo que desde aquella oficina se ocupaban de atacar y controlar a los gays. En la reunión del directorio del último viernes de mes, de cada 3 casos de estudio, 2 lo eran contra gays y 1 contra judíos, y así, mes a mes. Un ejemplo, se rechazaba la posible nominación para obispo, por muy buen sacerdote que uno fuera, por muy buenas cualidades humanas que tuviera, porque en su historia personal había musas, incluyendo gays. Soy un creyente del Magisterio, de las Escrituras... de Dios, de Maria, de la escatologia.... ¿Donde hay allí algo contra los homosexuales? 
En la oficina no se ha leído libro alguno sobre el matrimonio ni sobre los homosexuales. Los informes en 2015 son los mismos que había cuando yo llegué en 2003. Un ejemplo de la cultura imperante lo da lo sucedido en una reunión, cuando un alto cargo preguntó, "Pero que es un trans?". "Son esos hombres que se visten de mujer", respondió alguien. Hay que decirles que eso es un travestido. No tienen información pero sí poder, y mucho. En 2015, poco antes de mi salida, llegó a la oficina desde Andalucía el caso de Álex Salinas, transexual al que el Obispado le prohibía ser padrino en un bautizo. En la reunión, hubo risas sobre el asunto, incluso algo más encima de la mesa. Este es el nivel de conocimiento y de respeto sobre el tema en una de las más altas oficinas de la Iglesia. 
Nadie en la Congregación ha leído un manual psicológico gay. No se usa la palabra "orientación gay" (prop.76 del Sínodo), se usa la palabra "tendencia", pues se nos trata de inmaduros. Y la culpa de esta situación se le achaca a la mujer que parió, se acusa a la madre como causadora de la homosexualidad de los hijos.
En el año 2005 se publicó una Instrucción sobre la prohibición a los homosexuales para ser curas católicos,.Debo decir que es diabólica. Es una ley crucial que excluye un grupo entero humano. Porque piensan que son personas que no saben controlar su sexo. Llegan a afirmar que el sexo gay o lesbiano no es humano porque no es querido por Dios. Se nos trata como animales. Dicha instrucción anima a verificar en los seminarios las tendencias de los seminaristas y si se da el caso, expulsarlos. En aquel momento me planteó mis dudas, pero pensé... "yo ya estoy dentro" y no soy como plantean, además es una llamada del Señor.
La Congregación como agencia cierra el dialogo y la comprensión positiva del pueblo judío y de la contribución de éste a la historia de salvación de Dios. Hace lo mismo con los homosexuales, lo cierra todo. Yo pensaba que lo hacía con razones fundamentadas. Descubrí la verdadera ignorancia de la gente de allí. Hay asesores que escriben para favorecer que en Uganda haya juicios civiles contra gays adultos. ¡Es increible! 
Mi decisión de salir... Muy poco saben de la Iglesia y de mi amor por ella aquellos que me han acusado de decisión loca y equivocada, en la forma y en el tiempo, en la víspera de la inauguración del Sínodo de la Familia. Fue largo mi tiempo de discernimiento a lo largo de aquellos años... el descubrir el funcionamiento de la Congregación, el saber de algun tipo "de comidas con juegos" en el Vaticano (para saber más "Sexo en el Vaticano", de Carmelo Abbate); y los participantes son los más grandes homófobos que pueda haber, y ellos, con su actitud comprometen a la Iglesia. Debo decir que hay algo de verdad en lo que se ha escrito. Como teólogo no voy a hacer "outgoing" de otros, pero pienso que a veces puede ser moral hacerlo si con ello se ayuda y la persona es hipócrita. Yo he pretendido ser lo más coherente posible conmigo mismo y con el Señor. 
Algunas semanas antes de mi salida, envié una carta privada al Papa. Le hable del infierno psicológico por el que estaba pasando y por el que veía que hacíamos pasar a múltiples cristianos convencidos, pero gays. Y le pedía que quería convencerme yo que la Iglesia tenía razón. Ante la ausencia de respuesta, intuyendo que quizás no le había llegado, previendo las conclusiones que ya se estaban preparando, antes incluso del inicio del Sínodo, decidí hacerla pública. La tragedia ha sido creer que la Iglesia se equivoca y me impone sin preguntar. Debes rechazar una parte de la humanidad, es lo que afirma la Iglesia. La Congregación dice que lo que buscamos los gays en el sexo es únicamente el placer, placer pero no amor por que no somos capaces de amar.
El texto publicado como final del Sínodo de la Familia estaba preparado en su mayor parte desde antes. Se ha estado dando un proceso de destruir todo lo que proponía el Papa. Es ofensivo y suscita el miedo. Parece dar a entender que las familias deberían deshacerse de sus familiares gays. La Iglesia no puede ignorar que Cristo amó a todos y a todas. 
Las uniones entre personas según el Sínodo El Sínodo habla de tendencias homosexuales como algo contagioso, algo que con terapia se puede cambiar. Hay un lobby horrible mundial. Lo que yo he podido percibir en mis años como oficial es que el matrimonio igualitario humano (no importa si hetero o gay) es signo de amor, es contribución al bien común, no se esconde. No se puede prohibir la expresión abierta del amor entre personas, que es don de Dios. 
Está claro que hay una crisis del matrimonio hetero. El amor que puede haber entre 2 hombres o 2 mujeres también es un signo. Hay múltiples casos de personas heteros que se casaban por herencia, por producción de niños, porque ella se ha quedó embarazada o para perpetuar o ampliar una saga familiar... antes se debe querer. Y eso es lo que me demuestran 2 chicos o 2 chicas que quieren estar juntos. Cuestiona sí, pero da que pensar, 2 personas que aún las presiones externas prefieren luchar por estar juntas... El matrimonio hetero ha devenido biologista. En los países donde se permite el matrimonio igualitario he podido comprobar por mis visitas y los casos tratados desde la Oficina, que se vive mejor, se mejoran las relaciones entre personas, se transparentan las relaciones. Se vive el amor por encima de todo. El matrimonio no es necesario para amarse. Y el amor no necesita el matrimonio como institución. Aunque sea muy bonito cuando las dos cosas vienen juntas.
Es interesante hacer saber también del mini Sínodo de católicos homosexuales de 3 dias realizado también en Roma junto antes del Sínodo de la Familia. No soy, ni somos unos locos que vamos hablando por ahí lo primero que se nos ocurre. Fueron 3 días de oración, debates, eucaristías sobre la temática, con sacerdotes, monjas, laicos comprometidos en la causa de estos marginados. 
La Iglesia Históricamente se comprueba que toda sociedad parece necesitar algo contra lo que luchar: los cristianos contra los judíos; los judíos contra los rechazados; las diferentes castas en la India... Y a las iglesias también les sucede, porque no dejan de ser parte de la sociedad. Las personas LGTB son una parte de la Iglesia rechazada y discriminada y que es apartada. No se debe hablar y ha de permanecer escondida en el armario... Incluso en la carta de mi suspensión, no se nombra para nada mi homosexualidad ni mi pareja. Existe un tabú, de todo ello no se habla, no se escribe, no existe.
Es interesante recordar la Declaración Nostra aetate del Concilio Vaticano II, en la que la propia Iglesia se compromete a reprobar cualquier forma de discriminación o vejación realizada por motivos de raza o color, de condición o religión." (cfr.NA5). ¿Que hay de ella en todo lo que estamos viendo?
Siento decirlo pero en este aspecto, pero la iglesia necesita un "Informe Kensey" como el de los Estados Unidos en la década de los 60. Informe realista que saque a la luz pública el problema de la sexualidad, la situación gay y lesbiano que hay y que es bien sabido porque múltiples sacerdotes lo oímos en las confesiones. 
Algunos estudiosos llegan a afirmar la posibilidad que Pablo de Tarso fuera gay, hablando de su amigo particular. Se sabe de su gran timidez, aquella que sabemos muchos que viene del estar dentro del "armario". Si esto fuera así, no sería nada malo. La Iglesia necesita curas gays, tanto como curas heteros. Y también monjas lesbianas como monjas heteros. La sensibilidad es diferente y desde esa sensibilidad, se comprende mejor a los otros. Esto ayuda a una Iglesia más cercana a la gente, más misericordiosa. La sinceridad en la Iglesia no es nuestro fuerte. He sufrido bastante la mentira allí impuesta. El papa Francisco debe hacer algo si quiere realmente ser coherente. 
Mi vida ahora Es muy pronto todavía, de todo lo sucedido no hace más de un mes. Acabo de caer del caballo y todavía no me he levantado (cfr. Ac 9, 1-25). En este momento he recibido mucho apoyo y muchas criticas también. De haber seguido en la Iglesia, hubiera sido encerrado en un convento para hacer terapia. Ahora estoy en paro, suspendido por mi obispo. Debo buscar trabajo ya, porque mi salida inminente no estaba preparada. Gracias al apoyo afectivo y también económico de mi pareja. En estos últimos tiempos, el que es ahora mi pareja me ha ayudado y es un don de Dios que me está haciendo feliz y que me ha dado el valor que necesitaba para dar este paso. Aquí en Barcelona he encontrado un ambiente y una acogida que no había dentro. 
Yo no imagino mi vida ahora sin reflexión ni lucha por los derechos de los gays cristianos. Necesito aprender de ustedes, de la comunidad LGTB el coraje de sus historias, del infierno que han tenido que pasar muchos de ustedes. Miro a mi alrededor, en esta sala y veo hombre y mujeres comprometidos los unos con los otros, algunos de ustedes con décadas de relación... ¿qué puedo yo decirles? Más bien tengo mucho que aprender. 
Me preguntan si tengo miedo. Miedo lo he tenido toda la vida hasta mi "outgoing". La fuerza me la dio Dios que ha llenado mi cristianismo. Desde dentro traicionaba mi cristianismo... era un mentiroso y hacia imponer a los otros esta gran mentira. Sufría de un miedo paranoico. Estaba como en una prisión mental, psicológica, mayor de toda la Iglesia. En Roma se sonríen que la inquisición romana es menos dura que lo que fue la española.
Algunes punts per a la reflexió
  • Es sabut, i si no, de pura lògica que quan Pau va caure del cavall, seria rebutjat pels seus i no ben acceptat pels nous cristians, pensant que podia ser una falsa conversió. Aquell que tant els havia perseguit, ara volia ser com ells. Com es veurà la història de Charamsa d'aquí 2000 anys?
  • Tot i les diferències conegudes entre Pere i Pau, ells i els seus seguidors van saber arribar a un acord per mantenir una Església unida. Què fa avui en dia l'Església, amb els que són diferents? com els acull? 
  • Una vegada em manifestava un germà que estava en crisi, però que no li preocupava per que de les crisis, quan se surt, es fa reforçat. I ell estava treballant per sortir-se'n. Grups locals d'Església hi treballen, sembla que ara el cap (el papa Francesc amb l'anomenat C9) també, com ens en sortirem d'aquesta?
Abans la norma o abans les persones?  
Què et qüestiona tota aquesta situació? Prega-ho, no jutgis.


Vols llegir el text dels Fets dels Apòstols, Ac 9, 1-25?

- En català, anar-hi.

- En castellà, anar-hi.