dissabte, 15 d’abril de 2017

Sagraments de vocació: Ordre Sagrat

Amb aquesta Entrada d'avui dono continuïtat a aquelles dedicades als sagraments de l'Església, aquells ritus que pretenen apropar-nos des de la nostra pròpia vida terrena al Misteri de Déu. Pots cercar les altres entrades relacionades sota l'etiqueta Sagraments a la columna de la dreta del Bloc.

L'explicació dels 4 tipus d'Entrades dedicades per a cada sagrament la trobaràs a l'Entrada amb el títol "El sagrament més gran: Jesús de Natzaret" de 15 de setembre de 2016.

Cal dir que alguns d'aquests materials estan en castellà, ja que són fruit de la feina dels estudis de CCRR a la Facultat de Teologia dels Jesuïtes de Granada.


El Orden Sagrado: claves teológicas
Trobem la informació referent al sagrament a:

Tipo de sacramento y aspectos que hace presentes.
Vimos anteriormente como el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía son los sacramentos de iniciación cristiana, aquellos que fundamentan la vocación común de todos los cristianos, esto es, la santidad y la misión de evangelizar el mundo. Por otro lado vimos también como el sacramento de la Penitencia y la Reconciliación, junto con el de la Unción de Enfermos son los llamados sacramentos de sanación.

Pues ahora entramos en los sacramentos llamados de servicio a la comunidad, que son dos consagraciones particulares ordenadas a la salvación de los demás. Son los sacramentos del Orden Sagrado y del Matrimonio.

Por el bautismo todos los fieles compartimos el sacerdocio de Cristo, en lo que se llama el sacerdocio común, por el que estamos llamados a ejercer la misión de Cristo como Sacerdote, como Profeta y como Rey. El ministerio del Orden es un sacerdocio específico que complementa el sacerdocio común en orden al desarrollo bautismal de la gracia de todos los cristianos. El ordenado vive su servicio de forma preferente hacia la comunidad.

Este ministerio ordenado hace presente la unión de 2 realidades:
  • Por un lado, actúa para la Iglesia en nombre de Cristo. El ministerio del orden tiene sentido en Él, haciendo presente a Cristo servidor. Por eso se dice que el sacerdote, en virtud del sacramento del Orden, actúa in persona Christi Capitis. Esto o significa que el ministro no está exento de las flaquezas humanas, del afán de poder o de errores en su vida. Pero sí significa que en la realización de los sacramentos el Espíritu Santo asegura y garantiza la bondad del ministro.
  • Y por el otro, actúa para Cristo en nombre de la Iglesia. En Cristo, la comunidad reconoce y hace presente la comunión eclesial. Ordenados y laicos, actuando juntos como única comunidad hacemos presente a Cristo, hacemos presente la Iglesia. Esto anterior no significa que el ministro ordenado sea un delegado de la comunidad. La comunidad toda es importante.
En concreto, los que reciben el sacramento del Orden Sagrado, en cualquiera de los tres grados posibles (episcopado, presbiterado o diaconado) son consagrados para "en el nombre de Cristo ser pastores de la Iglesia con la palabra y con la gracia de Dios" (LG 11).
  • El sacramento del orden no debe entenderse como un derecho al que opta. Es una llamada que Dios hace a hombres  concretos para el servicio a la comunidad. Vocación a la que el sujeto llamado responde afirmativamente.
  • Este sacramento configura con Cristo mediante una gracia especial del Espíritu Santo a fin de servir de instrumento de Cristo en favor de su Iglesia. 
  • También otorga la capacidad de actuar como representante de Cristo, cabeza de la Iglesia, en su triple función de sacerdote, profeta y rey.
  • Los símbolos del cáliz, la patena y los evangelios que se entrega en la ceremonia de ordenación son bien significativos de las funciones que tienen los cristianos ordenados, ofrendar a Dios y anunciar la Palabra a los hermanos y hermanas. 

Símbolo central del sacramento. Significado. 
El rito esencial del sacramento del Orden está constituido, indistintamente del grado, por dos aspectos importantes y necesarios: 
  • la imposición de manos: el obispo las impone sobre la cabeza del ordenando. 
  • la oración consecratoria: es una oración específica que pide a Dios la efusión del Espíritu Santo y de sus dones apropiados al ministerio para el cual el candidato es ordenado.
El sujeto del sacramento es cualquier varón que haya sido previamente bautizado  y que haya sentido la llamada de Dios para el servicio de la comunidad. 


Otros símbolos presentes en el sacramento. Significado.
Otros símbolos presentes en el Orden, y su significado son los siguientes:
  • Ritos iniciales preparatorios: los cuales suelen ser la presentación y elección del ordenando, la alocución del obispo, el interrogatorio del ordenando y las letanías de los santos que quieren poner de relieve que la elección del candidato se hace conforme a los usos de la Iglesia.
  • Unción con el santo crisma: se realiza en los casos de obispado y presbiterado como signo de la unción especial del Espíritu Santo, para hacer fecundo el ministerio al que se accede con la celebración del sacramento.
  • Entrega de utensilios: a los obispos se les entrega el libro de los evangelios, el anillo, la mitra y el báculo en señal de su misión apostólica de anuncio de la Palabra, de su fidelidad a la Iglesia y de su cargo de pastor del rebaño del Señor. A los presbíteros se les entrega un conjunto de cáliz y patena, símbolos de lo que está llamado a presentar a Dios. Y a los diáconos se les entrega solamente  el libro de los evangelios, con el que recibe la misión de anunciar el Evangelio de Cristo.
  • La comunidad: como en el resto de sacramentos, es importante la comunidad que acompaña. Es un símbolo comunitario de celebración, de hermanos en la fe.
  • El día domingo: por la importancia para la vida de la Iglesia local, la ordenación de un obispo, de presbíteros o de diáconos, tendrá lugar preferentemente el domingo, día del Señor. Se facilitará así de esta manera la presencia del máximo número posible de fieles incluso de obispos de diócesis cercanas. 
  • La catedral: Por el mismo motivo de la fecha de domingo, la celebración tendrá lugar preferentemente en la catedral diocesana, símbolo de la casa común y con una solemnidad adaptada a las circunstancias. 
  • El símbolo del ministro: El ministro de la ordenación es el obispo, como símbolo de comunión eclesial y recordatorio de los orígenes apostólicos (de los cuales los Obispos son herederos) y la misión que se les encargó de dar testimonio de Cristo. 

¿Imprime carácter o no? 
El Orden Sagrado es uno de los sacramentos que imprime carácter en el alma del hombre que lo recibe. Este sacramento configura mediante una gracia especial del Espíritu Santo a fin de servir de instrumento de Cristo en favor de su Iglesia. Por la ordenación se recibe la capacidad de actuar como representante de Cristo, cabeza de la Iglesia, en su triple función de sacerdote, de profeta y de rey. El punto clave es que nunca se deja de ser Hijo de Dios, miembro de la Iglesia.

El carácter, este signo espiritual es indeleble, por eso el sacramento del Orden no puede ser reiterado.

Pero por otro lado y según el Catecismo de la Iglesia Católica y el Derecho Canónico, un sujeto válidamente ordenado puede ciertamente, por causas graves, ser liberado de las obligaciones y las funciones vinculadas a la ordenación, o se le puede impedir ejercerlas. Cabe remarcar que, en este caso, no puede convertirse de nuevo en laico en sentido estricto porque el carácter impreso por la ordenación es para siempre.