divendres, 18 de novembre de 2016

Sagraments d'iniciació: Confirmació. Un cas

Amb aquesta Entrada d'avui dono continuïtat a aquelles dedicades als sagraments de l'Església, aquells ritus que pretenen apropar-nos des de la nostra pròpia vida terrena al Misteri de Déu. Pots cercar les altres entrades relacionades sota l'etiqueta Sagraments a la columna de la dreta del Bloc.

L'explicació dels 4 tipus d'Entrades dedicades per a cada sagrament la trobaràs a l'Entrada amb el títol "El sagrament més gran: Jesús de Natzaret" de 15 de setembre de 2016.

Cal dir que alguns d'aquests materials estan en castellà, ja que són fruit de la feina dels estudis de CCRR a la Facultat de Teologia dels Jesuïtes de Granada.


La Confirmación: un caso para la reflexión

Cada año un pequeño grupo de jóvenes de la edad de Bachillerato se prepara a través de la catequesis y de los seminarios de religión y voluntariado para realizar la Confirmación. Algunos de ellos, además a lo largo del curso escolar en el que se confirman, pero también durante algunos más, participan de los movimientos juveniles de la FAJMACOR o el CMS como animadores, colaboran en alguna de las diversas asociaciones sociales vinculadas al Instituto y participan de la Pascua juvenil de Les Avellanes. Todo ello da a entender que el aspecto de compromiso social y por la educación en el tiempo libre se vive de forma muy intensa, lo mismo que la vivencia cristiana.

El año pasado la celebración de la confirmación tuvo lugar en la iglesia colegial un viernes del mes de junio con la presencia del actual arzobispo de Barcelona, Juan José Omella. A título de anécdota... ¡Cual fue la sorpresa de los jóvenes y de toda la parroquia cuando en sus palabras de saludo, se dirigió "a este fenomenal grupo de jóvenes de La Salle!

Repasando años atrás, lo que suele ocurrir cuando pasa el tiempo de juventud en el que uno se ha podido dedicar al voluntariado, cuando aparecen las obligaciones laborales o de noviazgo que llevan a otras etapas familiares, es que se da una desvinculación de este mundo educativo-social-religioso en el que han estado implicados. Una expresión típica es "ya has entrado en el mundo de los adultos, en el mundo de verdad". A partir de ese momento la participación en la vida de la Iglesia queda muy reducida, como creyentes no practicantes, en la mayoría de los casos.

Posibles preguntas que se plantean, sin ánimo alguno de juzgar, puesto que parece claro que se está dando un muy buen proceso vocacional por el compromiso educativo y social fundamentado en la misión cristiana... ¿cómo es que no se sienten llamados estos jóvenes a continuar su camino cristiano en la vida adulta? ¿cómo es que vibran con la Iglesia marista pero no mayormente con la diocesana? ¿qué propuestas se hacen desde la planificación estratégica de la pastoral ? ¿Qué acompañamiento? ¿Qué vinculación hay con parroquias cercanas o con grupos de vida cristiana de adultos? ¿Hemos de darnos por satisfechos, como Institución, en haber ayudado a poner unos cimientos, olvidando el proceso posterior? Haciendo referencia a la anécdota del arzobispo Omella, ¿tanto cuesta una mínima coordinación entre la congregación y la diócesis? ¿ha de quedar esta reducida a unas breves gestiones previas para concertar la agenda, y una charla 5 minutos antes de empezar el acto? ¿Qué hace cada una de las dos instituciones por cambiar la situación? ¿cómo fue tu proceso de iniciación cristiana, tu experiencia?