dissabte, 18 de febrer de 2017

Sagraments de sanació: Reconciliació. Un cas

Amb aquesta Entrada d'avui dono continuïtat a aquelles dedicades als sagraments de l'Església, aquells ritus que pretenen apropar-nos des de la nostra pròpia vida terrena al Misteri de Déu. Pots cercar les altres entrades relacionades sota l'etiqueta Sagraments a la columna de la dreta del Bloc.

L'explicació dels 4 tipus d'Entrades dedicades per a cada sagrament la trobaràs a l'Entrada amb el títol "El sagrament més gran: Jesús de Natzaret" de 15 de setembre de 2016.

Cal dir que alguns d'aquests materials estan en castellà, ja que són fruit de la feina dels estudis de CCRR a la Facultat de Teologia dels Jesuïtes de Granada.


La Reconciliación: un caso para la reflexión

Para mí este es uno de los sacramentos más desconocidos. Mi experiencia empieza de niño en el colegio, cuando en momentos puntuales del curso se hacían presentes algunos sacerdotes y bajábamos a la Iglesia los 160 alumnos del curso y por orden íbamos pasando. Era una obligación y mientras hacíamos cola en silencio, nos íbamos preguntando los unos a los otros en voz baja qué íbamos a confesar en un ambiente de “medio duda” o de risa ante los comentarios jocosos de los más valientes.

Más adelante no he tenido demasiadas oportunidades de acercarme al sacramento. Mi vida ha estado más vinculada al mundo marista que no al parroquial y considero que no se ha hecho una buena pedagogía de lo que éste representa. Solo en algunos momentos puntales, a lo largo de mis años de servicio en la Pastoral Provincial pude conocer algunos sacerdotes y vivir de cerca aspectos comunitarios de la vida religiosa. Fruto de la cercanía con estos presbíteros tuve la oportunidad de confesarme algunas veces y de descubrir una de sus claves teológicas, que los sacramentos de Reconciliación producen en el cristiano una verdadera "resurrección espiritual", una restitución de la dignidad y de los bienes de la vida de los hijos de Dios.

Algunas preguntas para la reflexión: ¿Sabes que estamos en el año eclesial de la Misericordia instituido por el Papa Francisco a través a la Bula “Misericordia Vultus” (ver la entrada "La misericòrdia necessita un any" de 8 de diciembre pasado)? ¿Sabes que éste puede serte un tiempo de reflexión personal sobre tu propia actuación, de tu necesidad de misericordia y amor por parte de los demás y de tu propio papel de misionero de la misericordia para con los demás?