dijous, 28 de juny de 2012

Què hi ha de dolent en passar-ho malament una temporadeta?


Avui es donen les notes de final de curs. Molts sortiran contents i altres tristos, plorosos o enutjats amb els professors i amb el món. 

Potser se sentiran frases com aquestes:
- "No hi ha dret", 
- "Amb un 4,5 i me l'ha deixat. Quina injustícia !!!", 
- "I ara, què faré?", 
- "No serveixo per a res...",
- " I com els hi explico als pares?"
- "Ara a l'acadèmia, i a veure si em deixen anar de campaments",
- ...

És lògic que a ningú, ni als nens ni als adults, ens agrada passar-ho malament. Però hem de ser conscients que la vida està feta de molts moments, la majoria dins de la quotidianeitat, alguns bons i alguns dolents.

Davant d'aquest fet o altres similars en els quals ens sentim enfadats, indignats o decaiguts, el psiquiatra Jose Miguel Garona, a La Contra de La Vanguardia del 12 de juny ens diu

Llegir l'entrevista sencera a La Contra de La Vanguardia
...

Otro de sus intereses, me dice, es el síndrome de decaimiento...
¡Cada vez es más frecuente! Precisamente una separación o una pérdida (de un ser querido, un trabajo...) pueden desencadenarlo.
¿En qué consiste ese síndrome?
Es un estado de ánimo bajo.
¿Qué síntomas lo delatan?
Apatía, cansancio, desmotivación, agobio, estrés, inapetencia sexual, desgana, insomnio...
Todos lo hemos sentido alguna vez.
Lo llamativo es que pasa cada vez más a menudo..., y a cada vez más personas.
¿A qué atribuye este síndrome?
Al nuestro bajo umbral de frustración.
¿Soportamos mal la frustración?
Peor que nuestros padres y abuelos... Nosotros ocultamos la muerte, negamos el dolor, rechazamos la dificultad... Fíjate: nos diagnostican una enfermedad, ¡y nos sorprende!

Claro, ¿no?
¡La enfermedad es normal, es parte de la vida! En vez de entenderlo así, nos preguntamos: “¿Cómo es posible?”. Y seguimos: “¿Por qué yo?”. Y concluimos: “¡No es justo!”. Son pensamientos muy desvariados...
Ya.
Hay un desenlace fatal en urgencias, ¡y buscamos culpables! Nos cuesta aceptar que lo normal es morirse, ¡y que lo excepcional es vivir! Nos creemos con derecho a todo, ¡felicidad incluida y garantizada! Abominamos del dolor físico y psíquico.
¿Y qué deberíamos hacer?
Pues no vivir el dolor como trastorno y revés insoportable. “Estoy fatal por un duelo”, me dicen en la consulta. “¡Recéteme algo para que se me pase rápido!”, me piden. ¡Pues no, señor mío: ahora le toca pasarlo mal! Páselo mal. ¿Qué tiene de malo pasarlo mal una temporadita, eh? ¡Ya amainará!
O sea, que deberíamos elevar nuestro umbral de frustración.
Si sobreproteges a tus hijos, ¡los desarmas frente a la frustración! Y se frustrarán más.
¿Receta?
A mi hija de 21 años, que estudia Oceanografía en Canarias, ya le he dejado claro que al terminar... ¡nada de volver a casita!
Es usted coherente..., y rudo.
¡He educado así a mis hijos desde niños! ¿Cuál es el objetivo último de la educación?
¿Cuál?
Ayudar al hijo a ser independiente rápido.
¿Bajará más el umbral de frustración?
Quizá la crisis nos enseñe a arremangarnos, y así frenemos esa tendencia. Colaboro como médico en África... y nadie allí padece síndrome de decaimiento: ¡encontrar qué comer les alegra sobremanera cada día!


Potser abans d'esperar que els nostres fills es facin les preguntes amb que encapçalàvem aquest article, convindria que molts pares ens féssim algunes preguntes com aquestes:
- quin és el meu últim objectiu vers l'educació dels meus fills i filles?
- què vull d'ells?
- els hi he de donar tot? s'ho han de guanyar? 
- bon nivell de coneixements? bon nivell d'educació? ambdós?
- han de tenir-ho tot?
- ...

Ja per acabar... què té de dolent passar-ho malament una temporada si, ben acompanyats d'aquesta temporada ens pot fer sortir enfortits?