diumenge, 19 de març de 2017

Sagraments de sanació: Unció dels malalts. Alguns casos

Amb aquesta Entrada d'avui dono continuïtat a aquelles dedicades als sagraments de l'Església, aquells ritus que pretenen apropar-nos des de la nostra pròpia vida terrena al Misteri de Déu. Pots cercar les altres entrades relacionades sota l'etiqueta Sagraments a la columna de la dreta del Bloc.

L'explicació dels 4 tipus d'Entrades dedicades per a cada sagrament la trobaràs a l'Entrada amb el títol "El sagrament més gran: Jesús de Natzaret" de 15 de setembre de 2016.

Cal dir que alguns d'aquests materials estan en castellà, ja que són fruit de la feina dels estudis de CCRR a la Facultat de Teologia dels Jesuïtes de Granada.


Unción de Enfermos: casos para la reflexión
(algunos de los nombres utilizados son ficticios para salvaguardar la intimidad de las personas)

El primero de los casos es la única vivencia del sacramento que he vivido personalmente. Fue en el caso de mi tía abuela, la “tieta Glòria”, que me hizo el papel de tercera abuela al no tener ella descendencia y morir las mías siendo yo niño. El día antes de su marcha, con 97 años, ya moribunda se hizo presente un sacerdote de la diócesis, al no poder venir ninguno de la parroquia, resultando que era éste un sacerdote de raza negra. La pobre mujer, tumbada en la cama, al ver al sacerdote puso cara de espantó. Se me ocurrió entonces interceder para intentar solucionar la situación probando de explicar a mi abuela que era un sacerdote amigo mío de cuando había realizado estancias diversas en países de África, y que sabiendo de su situación había querido venir hasta Barcelona para acompañarla en el tránsito a la casa del Padre, como signo de amistad.

Posibles preguntas que se plantean, sin alguno de juzgar y teniendo en cuenta que el poder de Dios es mucho mayor que nuestras acciones humanas… ¿como vivió la Gloria la unción? ¿le sirvieron de consuelo mis palabras para solventar la sorpresa ante el color negro de la piel del sacerdote? ¿cuida estos detalles la parroquia o la diócesis?

El segundo se refiere a una familia que acudió a la parroquia, vecina a un colegio marista, para que atendiera a la abuela María, ya moribunda. Al llegar a casa el sacerdote, en este caso nada menos que el cura pàrroco en persona, fue recibido por dos nietos, un chico y una chica presentes aquel día en casa y por los padres, a quienes conocía desde hacía unos cuantos años. Ya en la habitación de María, el sacerdote extrañado que solamente le acompañaran para el sacramento los padres, exclamó: “¿Se educaron en los Maristas, verdad? ¡Incrédulos, así han salido! ¿Qué amor se puede esperar con la educación que allí se les da!” Josep, el yerno de la enferma y padre de los jóvenes, preguntó friamente al sacerdote: "¿De qué vas? ¿Qué tienen que ver los Maristas con eso? ¡Que son otros tiempos! Mira lo que han recibido: Será tan eficiente tu santo crisma funcionarial con el que vas a ungir a la abuela, como las cremas, pomadas y aceites balsámicos con los que las últimas semanas estos chicos no creyentes han estado ungiendo y acariciando el cuerpo doliente de su abuela, con todo su cariño, susurrándole palabras de inmenso amor en el oido, evitándole las llagas físicas y morales de su postración?" Y con una sonrisa distendida, el yerno añadió: "Si piensas así, mejor lo dejamos". En silencio, el sacerdote y la pareja, guardando las formas, llevaron a cabo la liturgia del sacramento, con amor y recogimiento. En una habitación cercana, los jóvenes acompañaban a su modo la doble unción, la sacramental y la familiar.

Posibles preguntas que se plantean, sin alguno de juzgar… ¿como debió vivir la abuela María las "unciones" de sus nietos durante los meses previos? ¿cómo vivió la unción sacramental? ¿la tarea del sacerdote con este sacramento es solamente reconfortar a la yacente o también a sus familiares? ¿cómo pueden verse de esta manera dos instituciones de Iglesia, como son la parroquia/diócesis y el colegio/institución marista?